La naranja mecánica, ¿ficción o distopía?

Novela de ficción y tal vez distópica, nos narra la historia de un joven en situaciones extremadamente violentas, que se contraponen con toda laxitud al tipo de métodos científicos basados en el comportamiento que quiere implantar el gobierno para remediar de alguna manera la violencia en las calles.  A él se suman el grupo de amigos que en un ambiente de cofradía comparten similitudes de contrariar al sistema que poco a poco los va abortando por su indefendible forma de actuar. 

Tenía ciertas dudas de que si La Naranja Mecánica es distópica o es puramente ficción, puesto que desde 1962 hasta nuestros días, la realidad ha superado a la ficción, y no me refiero a los tratamientos alternativos para solucionar ciertas alteraciones mentales, sino a la forma de violencia que emplean los jóvenes para hacerle frente a un sistema que no lo representa. Me atrevo a especificar más al compararla con la versión cinematográfica que realizó Stanley Kubrick, que nos muestra una versión más visual de los hechos, lindando con lo surreal y distópico en las  escenas que él propone y que fueron muy aplaudidas entre la crítica y el público de ese entonces.

Por eso, Anthony Burguess escribió, según mi punto de vista, una novela con un tema original, con ciertos aires egocentristas, subestimando al futuro que en ese tiempo parecía lejano y que hoy es una realidad que mira al pasado con desdén, desorden y nostalgia. Una distopía porque narra el caos en una sociedad del futuro, basando sus argumentos en problemas cotidianos y experimentos sociales alternativos con un efecto boomerang en el individuo.

 El libro fluye con naturalidad y en eso precisamente está lo valioso del libro, la frescura de la crudeza de los drugos para cometer hechos delictivos, creando personajes erotizados desde el   subconsciente y que Burguess no los victimiza, si no los pone ahí como pruebas vivientes de un sistema que falla solo para algunos.  Exhibiendo los tratamientos correccionales basados en la psicología más pura, como el condicionamiento clásico, mediante el método Ludovico ¿Aló Pavlov? Entonces nos encontramos con un libro novedoso, con una excelente estructura, digno de leerse con una botella de vino, sin problemas ni metáforas escondidas. Por el contrario, hay una riqueza y pienso, no ha sido explotada por el lector, que es el idioma que el escritor inventó para la comunicación codificada entre los jóvenes: el Nadsat, el idioma Juvenil de La Naranja Mecánica, mezcla de jerga con habla y vocablos rusos, eslavos, latinos y gitanos.  

El libro fluye con naturalidad y en eso precisamente está lo valioso del libro, la frescura de la crudeza de los drugos para cometer hechos delictivos, creando personajes erotizados desde el   subconsciente y que Burguess no los victimiza, si no los pone ahí como pruebas vivientes de un sistema que falla solo para algunos.

Estoy seguro que hace más de cincuenta años esta joya literaria que tengo en mis manos: La Naranja Mecánica, habría sido, como suele pasar, absorbida por su éxito, su historia y su firme propósito de querer crear una sociedad donde los rebeldes tienen un castigo que los alecciona a seguir bajo los regímenes sociales de sus tiempos.

Pero no fue así, La Naranja Mecánica trascendió a ese contexto, porque se agarró en historias universales teniendo como parte importante en su trama la música clásica y una narrativa totalmente visual e innovadora, salvándolo del desasosiego de leer una historia plana y carente de licencias literarias, y que la hicieron un clásico que, a cincuenta años de su edición, sigue llamando la atención por su peculiar historia y su fondo de impecable narración, sin perderte en el tiempo ni en el espacio.  

Les obsequio algunas palabras, para ver si podemos comunicarnos, después de leer el libro, con el idioma de los drugos: 

– Babuchca: Anciana

– Bogo: Dios

-Brato: Hermano

-Cala: Escremento

-Cluvo: Pico

-Glasso: ojo

-Klevo: Pan

Espero que lo disfruten. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.